Siempre se dijo que los inicios son duros, y este no va a ser un caso excepcional.

La parte buena es que los socios están aportando bastante material y poco a poco esto va cogiendo otra presencia.

En solo dos semanas de vida ya disponemos de dos mesas de juego de medidas oficiales y una  más pequeña para juegos de especialista.

Además van llegando piezas de escenografía que nos permiten empezar a montar mesas tan bonitas como estas:


Ahora toca remangarse y darle pintura a esos plásticos para que quede todavía más espectacular.